Guardar

Guardar

Guardar

David Benitez

En primer lugar debo reconocer que al iniciar el proceso de sacar la visa, me sentí muy inseguro, pues era mi primera vez en sacar una visa de esa categoría (es decir de estudios), pero bueno siempre he dicho que hay una primera vez para todo. En nuestro país, la embajada alemana ofrece 4 tipos de visas: eschanguen, nacional, de estudios y Au par, cada una dirigida a un tipo de usuario distinto. En pocas palabras se puede decir lo siguiente:

  • Eschanguen: Para aquellas personas que quieren viajar como turistas a Europa, en donde desean tener como primer destino el país alemán.
  • Nacional: Para aquellas personas que desean permanecer en Alemania 90 días o más, en donde no se estudie en ninguna Universidad Alemana.
  • Estudios: Para personas que estén inscritas en cualquier curso en instituciones reconocidas por el gobierno alemán.
  • Au pair: Para jóvenes que desean ir a cuidar niños y “aprender” el idioma.

Al ver lo anterior (que solo muestra un pequeñísimo esbozo de lo que es cada una de ellas), se podría pensar en principio que la visa que yo tenía que sacar era la de estudios, en razón a que mi objetivo del viaje era el de aprender el idioma. Bueno, en realidad la visa apropiada para mí fue la nacional. Como saben el Sprachcaffe es un instituto que si bien ofrece un muy buen servicio en la enseñanza del idioma alemán, no es una institucion universitaria, por esa razón mi viaje no podía entrar en la visa de estudios. Es algo irónico, pero así son las reglas que tienen ellos. Antes de comentar como fue mi proceso de la visa, voy a mencionar unos aspectos importantes de la visa nacional:

  • El proceso es muy demorado: mínimo 2 meses
  • En caso de que den la visa, siempre la darán por tres meses, al término de los cuales se tiene que ir a una “Sozial Bürgeramt” (Más adelante explico esto).
  • La visa nacional no da el permiso para trabajar.

 

La gran ventaja de la visa, es que puedes ir a Alemania, un gran país, a aprender un idioma de la mejor forma, rápido y eficaz.

Otra advertencia: los primeros meses de mi estadía en Alemania, me di cuenta de la existencia de la visa Au pair, no la conocía. En un primer momento pensé que era una muy buena visa: trabajas con niños alemanes, te pagan y además aprendes el idioma!. Bueno después de dos o tres meses percibí que esto no era así, El Au pair es bueno si lo que deseas es ganar dinero y viajar a Europa. Pero si el objetivo es aprender alemán, creo que esta visa no sirve. Tuve muchas compañeras colombianas de Au pair por eso se lo que digo. Ellas se reunían entre ellas, es decir entre “colegas” para salir, y hacer viajes. Por eso mismo no se aprende el idioma, estás todo el día con niños con los que practicas algo pero que no te van a enseñar , los padres de esos niños (que tienen  la obligación además de pagar sueldo, brindar hospedaje y pagar curso de idiomas) siempre buscan institutos de idiomas demasiado mediocres, y por ultimo siempre te la pasas con gente que habla tú mismo idioma. Para mí esto no tiene sentido, siempre y cuando lo que quieras es aprender el alemán. Como dije hace un momento, mis compañeras del Au pair, no aprendieron mayor cosa, eso sí: viajaron y conocieron mucho más.

Como dije antes, la visa nacional requiere de mucho tiempo, y además tienes que ir a una oficina del gobierno (como una registraría) en donde tienes que dar todos tus datos personales, allí vas a quedar registrado. Con el certificado que allí se da, se tiene que ir a una oficina de emigración en donde prolongan el periodo de vigencia de la visa, en mi caso fue por un año.

Copyright © 2018. Mundo Destinos Todos los derechos Reservados.